Metadona

 

La metadona se utiliza comúnmente para tratar la adicción a los opiáceos. La acción de la metadona es similar a la de otros medicamentos sintéticos dentro de la categoría de la morfina (opiáceos). Las sustancias que se derivan directamente de la planta del opio como la heroína, morfina y codeína; se conocen como opiáceos.

Como tratamiento para la adicción a los opiáceos, la metadona reduce la ansiedad y los síntomas de abstinencia mediante el bloqueo en el cerebro y medula espinal de las aéreas afectadas por los opiáceos a fin prevenir los efectos causados por estos fármacos. Este efecto permite a la gente evitar las altas y bajas tanto físicas como psicológicas causadas por cambios en los niveles de opiáceos en la sangre, disminuyendo el riesgo a una recaída. En algunos casos, el tratamiento con metadona puede ser necesario por varios años.

 

Efectos secundarios

La metadona provoca muchos efectos secundarios, incluyendo:

 

  • Somnolencia
  • Mareo
  • Debilidad y fatiga
  • Euforia
  • Sequedad en la boca
  • Dificultad para orinar
  • Dificultad para respirar
  • Estreñimiento, que puede ser grave
  • Reacciones en la piel, tales como irritación, picazón o urticaria

Referencia: WebMD Medical Reference from Healthwise

Esta información no pretende sustituir la opinión de su médico. Confianza no se hace responsable por las decisiones que usted tome basándose en esta información.

Contáctenos

Con mucho gusto atenderemos cualquier pregunta que tenga.